HA FALTADO UN PEDAZO DE HUMANIDAD  

OBSERVANDO DESDE MI MUNDO: HA FALTADO UN PEDAZO DE HUMANIDAD


HA FALTADO UN PEDAZO DE HUMANIDAD

Hace unos días pude ver un pequeño reportaje de como se vivía un clásico entre rejas. Con motivo de un Madrid-Barça la audiencia fue testigo del importante valor que en los centros penitenciarios se le da al deporte, en concreto al fútbol. Por descontado, ver el fuerte impacto de los equipos más laureados en España. Las cárceles apuestan por el deporte como lugar donde reeducar a la persona, ayuda para reconstruir al ser humano y volver a descubrir la importancia del otro.
El deporte bien entendido siempre es vía para el desarrollo. Todos cuando jugamos y competimos de forma colectiva de algún modo debemos despojarnos un poco de nosotros mismos para ser de los demás. Es un sacrificio. No es inmediato pero el horizonte que el deporte propone es fascinante: el triunfo de un conjunto de personas a través de la solidaridad y la fina imposición del bien común por encima de la satisfacción individual a sabiendas de que el otro puede cometer errores en el intento.
Así el deporte se convierte en algo útil para nuestra vida cotidiana. En los años 80, la droga comenzó a calar en Madrid como el agua se cuela lentamente en la tierra. En uno de esos lugares azotados por semejante drama, Carabanchel, había aparecido ya hacía diez años el estadio de fútbol Pedro Vives. La sede del CD Aviación, que ha servido en todo este tiempo a la integración de cientos de chavales, a salvar muchas vidas de la droga, además de formar futbolistas. Carabanchel huele a fútbol de barrio, a tierra, a humedad y humildad.
 En una decisión todavía por comprender cuando el abanico de terrenos en la capital así como la cantidad de inmuebles vacíos es vasto, el CD Aviación se queda de improviso sin campo. Allí se construirán edificios previo desahucio administrativo por orden del ayuntamiento de Madrid. La decisión por justa que pudiese llegar a ser ha carecido de formas honestas. Bien pudo el consistorio esperar al final de la temporada, bien facilitar otro campo sin dejar huérfanos de instalaciones a los trescientos niños de uno de los históricos equipos del fútbol madrileño.
Por curioso que parezca el cabildo se ha cargado a golpe de excavadora el único estadio madrileño donde se celebraron a la par que en Moscú, unas Olimpiadas Populares en 1980. Y con todo esto, un nuevo paso atrás en la relación política-ciudadanos. Faltó sensibilidad y una solución razonable, no la propuesta, dos porterías en medio de un parque.

Cristian Serrano


Escrito el 20/11/2014


  Reportajes
  LAS CASTAÑAS Y LAS CASTAÑERAS
  BICI Y NIÑOS, LA COMBINACIÓN IDEAL PARA VIAJAR EN FAMILIA ESTE VERANO
  ¡¡AUPA HUESCA!!
  SE APROXIMA UNA NOCHE FASCINANTE
  ULTIMATE: ESPÍRITU DE JUEGO
  TANTEANDO UNA NUEVA PROEZA
  CRISTIANO, SÍNTOMA DE LA FRUSTRACIÓN
  SANTOS CAPOTUDOS DE INVIERNO Y MÁS EN A GALLIGUERA
  TIEMPOS NUEVOS EN LA CAPITAL
  EL ORO A LA VORACIDAD
  GOLPE EMOCIONAL
  LA FRACTURA QUE GENERA LA INJUSTICIA
  LA BUFANDA DE LA ESPERANZA
  EL VASTO CLUB DE LOS RESENTIDOS
  HA FALTADO UN PEDAZO DE HUMANIDAD
  LA PARADA A MESSI Y EL ESPÍRITU DEL 7
  EL ÚLTIMO GRAN CANARIO
  EL PENÚLTIMO RETO DEL GUARDIÁN DE CHAMARTÍN
  TOQUE Y MÁS TOQUE
  PLEITOS Y RIÑAS POR AMOR
  Ver más reportajes

  Publicidad







El Observador del Mundo, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores y visitantes.
© El Observador del Mundo - Prohibida la reproducción sin citar la fuente. Diseño y Desarrollo: Oscaweb.es