LA PARADA A MESSI Y EL ESPÍRITU DEL 7  

OBSERVANDO DESDE MI MUNDO: LA PARADA A MESSI Y EL ESPÍRITU DEL 7


LA PARADA A MESSI Y EL ESPÍRITU DEL 7

Siempre que se van los más grandes, el vacío, la incertidumbre y extrañeza que se experimentan con el simple hecho de mirar un día más allá en el calendario, deja, al menos por un tiempo, zarandeada a cualquier familia. Los clubes de fútbol, empresas formadas por personas que comparten más horas que en un trabajo corriente y en las que el bien común es innegociable para el éxito del grupo, sufren la ausencia de los mayores como sí de una autoridad familiar se tratase.
Así, Raúl dejó el Madrid de aquellas maneras, delegando en dos o incluso en tres: Iker, Ramos y Cristiano. El vacío era enorme. El central sevillano se ha impuesto finalmente como capitán sin brazalete. Iker se dedica a mostrar el madridismo  en el verde con un casi impoluto currículum y Ramos ejerce con  esas miradas que todo lo dicen como solo un padre  es capaz de hacer.
Arduos tiempos de agitación han acechado el Santiago Bernabéu desde los últimos días de Mourinho. Iker, protagonista principal, hizo del clásico frente al Barça su definitiva rendición con todo el madridismo tras desviar un balón a Messi que hubiera convertido definitivamente el partido en una pesadilla para los blancos. Despejó de forma excepcional y el Madrid finalmente pudo implantar su nuevo estilo para hacer del eterno rival un equipo vulnerable después de un largo periodo.
A la par que Iker ha ido regresando de la zozobra, el eje formado por Ramos y Cristiano ha sido determinante para recuperar la estabilidad en el seno de la plantilla. Cerrar filas para renacer. Desde tiempos de Hierro y Raúl era indispensable para el club la aparición de grandes jugadores que a la par entendieran sin concesiones que es el Real Madrid.
Ramos, que no se crío en la Fábrica pero sí mamó madridismo desde una edad temprana, se ha convertido en estandarte. Él ha trabajado para ello hasta formar una personalidad cargada de carisma, algo que le permite ejercer mandar siempre a los suyos dentro y fuera del campo.  
Cristiano, quién comenzó portando el nueve a la espalda, pudo después acarrear un número tan místico como el siete. Y sí hablamos del séptimo número como de una cifra de enorme envergadura es por los valores intrínsecos que conlleva. En un inicio era intuición. Ahora ya no hay duda. No hay otro como el portugués para llevarlo. Ronaldo, hombre de buenos modales fuera del terreno de juego, muestra en cada acto además de un excelsa calidad, una profesionalidad ejemplar.
Mito en activo, a Cristiano, el madridismo con su presidente a la cabeza empiezan a otorgarle un título que va mucho más allá de cualquier balón de oro. El Di Stefano del siglo XXI. A eso está llamado y eso muestra jornada tras jornada. El espíritu del siete existe, actúa y hace vibrar al mundo entero.
Hace unas semanas se cumplieron 20 años del debut de Raúl con la camiseta del primer equipo. Ahora su lugar en el campo lo ocupan la tripleta Iker-Ramos-Cristiano con la misma magia y disciplina que él atesoraba. Mientras, a Raúl se le espera en la planta noble del Bernabéu cuando él decida colgar las botas.

Cristian Serrano

Escrito el 13/11/2014


  Reportajes
  LAS CASTAÑAS Y LAS CASTAÑERAS
  BICI Y NIÑOS, LA COMBINACIÓN IDEAL PARA VIAJAR EN FAMILIA ESTE VERANO
  ¡¡AUPA HUESCA!!
  SE APROXIMA UNA NOCHE FASCINANTE
  ULTIMATE: ESPÍRITU DE JUEGO
  TANTEANDO UNA NUEVA PROEZA
  CRISTIANO, SÍNTOMA DE LA FRUSTRACIÓN
  SANTOS CAPOTUDOS DE INVIERNO Y MÁS EN A GALLIGUERA
  TIEMPOS NUEVOS EN LA CAPITAL
  EL ORO A LA VORACIDAD
  GOLPE EMOCIONAL
  LA FRACTURA QUE GENERA LA INJUSTICIA
  LA BUFANDA DE LA ESPERANZA
  EL VASTO CLUB DE LOS RESENTIDOS
  HA FALTADO UN PEDAZO DE HUMANIDAD
  LA PARADA A MESSI Y EL ESPÍRITU DEL 7
  EL ÚLTIMO GRAN CANARIO
  EL PENÚLTIMO RETO DEL GUARDIÁN DE CHAMARTÍN
  TOQUE Y MÁS TOQUE
  PLEITOS Y RIÑAS POR AMOR
  Ver más reportajes

  Publicidad







El Observador del Mundo, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores y visitantes.
© El Observador del Mundo - Prohibida la reproducción sin citar la fuente. Diseño y Desarrollo: Oscaweb.es