PLEITOS Y RIÑAS POR AMOR  

OBSERVANDO DESDE MI MUNDO: PLEITOS Y RIÑAS POR AMOR


PLEITOS  Y  RIÑAS  POR  AMOR

El género humano,  siempre ha tomado en serio el delicado asunto del amor y los galaneos  siendo una gran paradoja que causa de graves y grandes odios, hayan sido a causa del amor.

Amores inconfesables, amores burlados, amores imposibles, amores contrariados, con terceros en discordia, adulterios y raptos, llenan las páginas de la historia local con  final violento.

Se dice que toda regla tiene su excepción por lo que en ocasiones lo que parecía  un final de drama, es soportado con resignación y hasta en jolgorio o como decía un cornudo ya fallecido “Los cuernos son como los dientes que duelen cuando salen, pero después sirven para comer”

Con esta resignación o máxima  debieron actuar allá por el año 1.180 del siglo XII. Según se ve en Libro de La Cadena, en su escritura número 948, Los Hermanos D. Portoles  y D. Artal  de Foces. Con el consentimiento de sus respectivas esposas, constituyen hermandad de bienes, pactando por muerte de uno de ellos sin hijos , pase su parte íntegra al otro. Exceptuando del pacto una heredad de Lorbes que  legan “Ad nostros fillos bordes”, pensamos que al no especificar el número de ellos, parece ser que podían un gran tropel, pero no debió preocupar mucho a Doña Toda y a Doña Sancha, sus legítimas esposas, que con su firma autorizan el documento.

A la orden del día, están en el Siglo XIV en nuestra ciudad los raptos y engaños, por lo que el Concejo se ve obligado,  dirigirse a D. Pedro VI para que ponga cota esos excesos, por lo que dicta un privilegio en el año 1.345, fijando que, todo aquel que se case con una hija de ciudadano  oscense sin el consentimiento de sus padres o tutores, “Pierda la Cabeza”. Cosa que leída a primera vista, no parece extraña ya que “Perder la Cabeza”, normalmente es condición previa al matrimonio. Pero el Rey Pedro no se refería a esto, sino a perderla de verdad, bajo el hacha del verdugo. Dicho Privilegio añadía “Si se probara en la seducción una mediación de algún doméstico, se le corte de inmediato la lengua y sin remisión. Expeditivo y rápido procedimiento para que al menos la palabra no pudiera ser usada por el alcahuete en posterior tercería.

A pesar de la amenaza, los seguidores de Lenón, jamás se amilanaron  y de siempre la ciudad contó con especialistas en el arte. Nuestro erudito Balaguer en un trabajo bajo el título “Huesca en tiempos de los Reyes Católicos”, nombra a una tal “Aynes” o “Inés” con ejercicio en la ciudad, en cuya casa en Agosto del 1.482, se dieron los siguientes hechos.

 “Tres vecinos asaltaron la casa de la “Aynes”, la cual gritaba pidiendo ayuda. Transcurrido un tiempo salieron los tres asaltantes al igual que la tal “Aines”, lo hacía llorando y lamentando de que sus vecinos no acudían en su auxilio,  ya que los asaltantes no se habían conformado con el allanamiento sino que le golpearon brutalmente. Un tal Sr. Ara, fue el causante o promotor de dicho asalto, declaró que la causa del acto no era otra que ella le había prometido llevarle una “Mujer” a su casa y después de transcurrido mucho tiempo no había cumplido con el trato.

El tal Ara perdió la paciencia ante la actitud de la “Tercera”, por lo que pasó a resolver el asunto por su cuenta, como hiciera tres años atrás “Nebot y Juan Espadero”, que con espadas y lanzas asaltaron el “Burdel de la Ciudad”, dando lugar a una gran algarada que hizo historia.

Posteriormente Pedro Magón, lega 50 Florines en testamento a María Fariza “Para que enmiende su vida” Perdonando a los que le hirieron. El pobre Pedro según se desprende de sus últimas voluntades, podría ser el primero en los anales de Huesca  “Cornudo y apaleado”, ya que muere por sus amoríos, dejando a la causante los 50 Florines y perdonando a sus asesinos. ¿Enmendaría María Fariza su vida o se gastaría alegremente los Florines con los que mataron a su amante?

Con el paso del tiempo, la cosa se fue suavizando, siendo en los últimos siglos difícil de encontrar rastro de un crimen pasional en Huesca, cosa que no ocurre en nuestra provincia

Esto motivó que fuera muy comentado el lance de un joven practicante, que estaba enamoradísimo de una estudiante de Magisterio que por entonces se impartía dicha enseñanza en el colegio de Santa Rosa. Al ser desairado el “Romeo” a causa de la indiferencia de su amada, pensó en liquidar el asunto por lo trágico, planeando un drama pasional  pero que acabó a Dios gracias, en sainete. Atenazado por los nervios, esperándola a la salida del Colegio, armado de una navaja, no dijo otra cosa que “¡Me quieres o te “Puncho”!” Al no prestar atención alguna la cortejada a la amenaza, La “Punchó”, poco, pero lo suficiente como para levantar la polvareda  y que al  practicante se le rebautizara  de por vida el  “Remoquete” “Del Puncho”.

Por estos andurriales, casi nunca acababan en sangre los desafíos amorosos en los años del romanticismo. Citemos a modo  de ejemplo el protagonizado por D. Santiago Ramón y Cajal en los inicios de sus años universitarios como estudiante en Zaragoza. Enamorado de una señorita a la cual solamente conoce de verla tras un balcón, pero existe otro de su condición que igualmente le ama. Al saberlo no hacen otra cosa que citarse a un duelo a muerte, que afortunadamente no llega a tal extremo, a pesar de salir airoso D. Santiago renunció como caballero a favor del otro, que fue siempre un amigo. Para poner un final de novela al uso de la época, la dama falleció al poco tiempo de tuberculosis.

No me voy a extender contando el robo de las cucharillas de plata en  “Casa de la Elia”, ni los destrozos de sus muebles de caoba que por cierto fuero sucesos famosos. Ni de las “Trastadas” con que el “Monjero” atemorizaba a “Dueñas” y “Pupilas” en los aparroquiados lupanares de Huesca al no resultar agradable y extenderían en demasía este escrito.

Pero si vamos a hablar de un caso que muestra la galantería de los galanes oscenses por los años 1.920. Fue destinado a Huesca un General,  como Gobernador Militar. A la sazón padre de tres hijas “Despampanantes”. Que en cuanto fueron “Avistadas” fueron sometidas a “Sitio” por tres “Tenorios locales” de los que omitiremos sus nombres y los denominaremos como “Primero”, “Segundo” y “Tercero”.

El primero era distinguido y guapo; el segundo además de serlo era bien parecido ”El Sumun de la Elegancia” cualidad que le perduró toda su vida, mientras que el tercero reunía las cualidades de los otros dos amén de ser licenciado en Químicas y con sus 21 años de edad, pendenciero de nacimiento.

Es del todo imaginable que las hijas del general se vieran muy complacidas de su compañía. Lo que suscitó cierta envidia a un cuarto galán ajeno a sus correrías, este era hijo de un alto funcionario de Hacienda , que además de ser guapo, era periodista aficionado lo que le llevó a publicar una “Gacetilla de Sociedad”  en un diario local bajo el título de “HORROR, TERROR Y PAVOR  (O las hijas del Gobernador)”. Al ser leida la gacetilla por el Tercero, se lanzo a la calle hacia el Circulo Oscense, encontrando al redactor en la terraza, se pueden imaginar que las bofetadas sustituyeron a las explicaciones, como es natural  no faltaron los sufridos y clásicos amigos que los separaron. Hasta que se explicó la causa del acto, todo era a cauda de que en la gacetilla el Cuarto protagonista. Opinaba así “Aún siendo cierto que las protagonistas poseían buen Tipo, sus caras dejaban mucho que desear, pero resultaban “Vistosas””

Por esos años era asidua del Circulo Oscense, otro joven al igual muy agraciado al que yo todavía llegué a conoce. Afamado confitero y durante muchos años Teniente de Alcalde. Poseedor de un buen físico y mejores modales, que al parecer debía hacer la competencia al tercero, pero siempre estaban “Zarpa a la Greña” lo que incomodaba a sus respectivas familias al poseer de siempre una gran relación, de amistad, causándoles gran preocupación dicha actitud. No pudiendo a reglar la situación  entre los jóvenes ni la intervención o mediación de Joaquinito Roig, profesor de música de ambos. Antes de cumplir los 25 años de edad falleció el Tercero y el Confitero, mejor músico que el otro, tuvo que tocar el violín en el funeral al ser por entonces celebrados a capilla y orquesta.

De siempre se sabe, que nunca faltan personas de mala “Uva” o sombra como a las que se dirigieron a él diciéndole ¡”Que a gusto rascas hoy”! ¿Eh? El pobre se quedó enojado por tan gran impertinencia y les contestó: ¡ Lo que me gustaría  es poderme pegar hoy con él, que verlo donde está!

Y es que el músico dijo siempre “Aunque estábamos siempre como el perro y el gato, nos queríamos”
Lo que es triste, por estas lides, es lo que ocurre más de una vez cuando uno no tiene arte ni parte y se ve obligado a cargar con las consecuencias de algo que solamente lo ha preparado para él. Si no, fíjense lo que le ocurrió a cierto “Solterón empedernido” de nuestra Huesca. Que un  buen día decidió echar una cana al aire en compañía de unas señoritas de la Calle Pero IV. Así que preparo unos buenos manjares y con el coche del “Navarrico” ya que era el más discreto entre los de su gremio, se dirigió hacia Almudevar, con el fin de pasar el día en una de las casillas del canal. Todo estaba bien preparado y se presentaba insuperable: sitio  alejado de la población, buena “Manduca”, mujeres y juerga. Pero las cosas se torcieron, cuando un mozo local se percató del desembarco del “Género”, marchando a  notificar la incidencia  por lo que al poco se convocaron en el lugar todos los jóvenes  y viejos del lugar “Flancos de Servicio”. Entrando en la casilla, arramblaron con las “Zorras”, trasladándolas al las bodegas del lugar, que no es mal sitio para juerga por lo que se armó “La de San Quintín”. Cuando se enteraron las mujeres  en donde se encontraban sus maridos e hijos, fueron a la casilla para arrojar al canal al defraudado juerguista  que salió poniendo los pies  en polvorosa  y arrear con “Navarrico” para Huesca, dejando ahí la comida, las Zorras y su elaborada juerga para otra ocasión.

Como se ve y he dicho al inicio de la charla “Amor y Palos” aún siendo  opuestos se juntan muchas veces y si no que se lo digan al juerguista.

Miguel A. Chavala Alcázar

Escrito el 07/10/2014


  Reportajes
  LAS CASTAÑAS Y LAS CASTAÑERAS
  BICI Y NIÑOS, LA COMBINACIÓN IDEAL PARA VIAJAR EN FAMILIA ESTE VERANO
  ¡¡AUPA HUESCA!!
  SE APROXIMA UNA NOCHE FASCINANTE
  ULTIMATE: ESPÍRITU DE JUEGO
  TANTEANDO UNA NUEVA PROEZA
  CRISTIANO, SÍNTOMA DE LA FRUSTRACIÓN
  SANTOS CAPOTUDOS DE INVIERNO Y MÁS EN A GALLIGUERA
  TIEMPOS NUEVOS EN LA CAPITAL
  EL ORO A LA VORACIDAD
  GOLPE EMOCIONAL
  LA FRACTURA QUE GENERA LA INJUSTICIA
  LA BUFANDA DE LA ESPERANZA
  EL VASTO CLUB DE LOS RESENTIDOS
  HA FALTADO UN PEDAZO DE HUMANIDAD
  LA PARADA A MESSI Y EL ESPÍRITU DEL 7
  EL ÚLTIMO GRAN CANARIO
  EL PENÚLTIMO RETO DEL GUARDIÁN DE CHAMARTÍN
  TOQUE Y MÁS TOQUE
  PLEITOS Y RIÑAS POR AMOR
  Ver más reportajes

  Publicidad







El Observador del Mundo, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores y visitantes.
© El Observador del Mundo - Prohibida la reproducción sin citar la fuente. Diseño y Desarrollo: Oscaweb.es